1 Editorial Municipal de Rosario | Noticias | ¬ÄúPienso mis libros como sistemas de fuerzas‚ÄĚ. Entrevista a Jon√°s G√≥mez

Noticias

‚ÄúPienso mis libros como sistemas de fuerzas‚ÄĚ. Entrevista a Jon√°s G√≥mez

Con Una percepci√≥n binaria del color (2018), Jon√°s G√≥mez contin√ļa desarrollando un proyecto l√≠rico tan original como intenso. Blanco vs. negro. Negro sobre blanco. Teor√≠a de los contrastes. Estos 29 poemas subrayan la intensi√≥n de alejarse de un lirismo convencional e interiorista, adoptando una posici√≥n de distancia y objetivismo, de aparente frialdad, que surge de una disecci√≥n intelectual del objeto, cuyo resultado parad√≥jico es el m√°s puro poema.

Por Augusto Munaro.¬†Con Una percepci√≥n binaria del color (2018), Jon√°s G√≥mez¬†contin√ļa desarrollando un proyecto l√≠rico tan original como intenso. Blanco vs. negro. Negro sobre blanco. Teor√≠a de los contrastes. Estos 29 poemas subrayan la intensi√≥n de alejarse de un lirismo convencional e interiorista, adoptando una posici√≥n de distancia y objetivismo, de aparente frialdad, que surge de una disecci√≥n intelectual del objeto, cuyo resultado parad√≥jico es el m√°s puro poema. Entrevista Augusto Munaro [AM]: Este poemario lleva un t√≠tulo que se asemeja m√°s a un tratado cient√≠fico, que una colecci√≥n de versos. Tengo la impresi√≥n que es uno de tus libros m√°s anal√≠ticos, ¬Ņc√≥mo surgi√≥ la idea de escribirlo? Jon√°s G√≥mez [JG]: No recuerdo c√≥mo apareci√≥ la idea. S√© que hubo una tanda de textos en los que hab√≠a un vaiv√©n entre el blanco y el negro y quise explorar eso. Me entusiasmaba el desaf√≠o de escribir un poemario que tuviera como disparador algo que yo asociaba con lo mineral, con algo no humano. No s√© si pienso este libro, o mi propia escritura como anal√≠tica, m√°s bien creo que en ciertos proyectos, puntualmente en este, hay m√°s o menos exploraci√≥n dentro del cerebro (en la imaginaci√≥n, en la asociaci√≥n, en los nexos que se enlazan entre las palabras). Lo que suelo hacer cuando escribo es desarrollar un arco, un circuito de textos que se relacionan entre s√≠. A veces pienso mis libros como sistemas de fuerzas. [AM]: Algunos lectores lo han tildado de ‚Äúfr√≠o‚ÄĚ. ¬ŅTe molesta, o te resulta indiferente que asocien el tono l√≠rico, aqu√≠ ensayado, con ese calificativo?, ¬Ņpor qu√©? [JG]: Puedo entender de d√≥nde viene esa calificaci√≥n. Este proyecto fue m√°s cerebral que otros. Los primeros dos libros que me publicaron, de hecho, fueron escritos en primera persona. Entiendo que eso, quiz√°s, no sea un link directo a la calidez, pero en l√≠neas generales es m√°s factible que pueda llevar a eso. En alg√ļn momento Alejandra Zina me dijo que hab√≠a algo de ensayo en mi escritura. Me interesa el desarrollo de ideas, me interesa que aparezcan ideas en la escritura, siento que hay mucha energ√≠a en colocar una idea entre los versos y construir en funci√≥n de eso. Siento que es un recurso tan v√°lido como el de construir en torno a una imagen o a una sensaci√≥n. Creo que muchas veces se asocia la poes√≠a a lo bello y c√°lido, cuando en realidad es un g√©nero que tiene muchas m√°s posibilidades de exploraci√≥n. Por otro lado, en el libro hay poca presencia humana. Eso tambi√©n aporta a la caracterizaci√≥n de ‚Äúfr√≠o‚ÄĚ. Si hubiera escrito, por ejemplo, que en una mano ten√≠a un hueso y en la otra mano carb√≥n y hubiera jugado con eso a lo largo del libro quiz√°s la percepci√≥n de los textos hubiera sido otra. [AM]: Insisto con el tono as√©ptico del libro. Que opera muy bien con su cuota de autoreflexi√≥n. ‚Äú¬ŅCu√°nto de tu imaginaci√≥n y tus expectativas/ descansa, o vibra, en estas l√≠neas?‚ÄĚ, se pregunta la voz l√≠rica al inicio del poema 21. Te pregunto: ¬Ņhay un ejercicio de catarsis en esta colecci√≥n de poemas? [JG]: Me parece que cuando se usa la poes√≠a como excusa para contar lo que nos est√° pasando (en muchos casos) se empobrecen las posibilidades del texto. Aunque en lo que escribo aparezcan preguntas que surgen mientras escribo no pienso lo que hago como una catarsis. [AM]: ¬ŅC√≥mo fuiste trabajando la construcci√≥n de estos poemas? [JG]: En la medida en la que fueron apareciendo los fui ubicando para que formaran algo similar a un recorrido. Tengo el vicio de ponerles un n√ļmero (nunca t√≠tulos) y eso me ayuda a ordenar la escritura y la lectura. Una vez que est√°n ordenados s√© que tengo y s√© qu√© necesito. [AM]: Hay un sesgo narrativo muy presente en tu apuesta l√≠rica. Me recuerda un poco a Francis Ponge. Una mirada exhaustiva sobre unos pocos objetos que se tornan esenciales. [JG]: S√≠, es que me interesa que haya una veta narrativa en lo que hago. Es indispensable en lo que hago. No s√© si me entusiasma demasiado la poes√≠a abstracta. Creo que uno busca (o al menos yo busco) alguna clase de relato en la lectura. En mayor o menor medida necesito que me cuenten un cuento, quedar envuelto por una historia. Y en un punto tambi√©n busco eso, envolver con una historia. Pero eso no significa que no le exija al texto (como lector y escritor) algo m√°s que una organizaci√≥n narrativa. [AM]: Tras escribir un libro como Una percepci√≥n binaria del color, ¬Ņsent√≠s que los objetos, en cierto modo, explican el mundo? [JG]: En todo caso hay un circuito de ida y vuelta entre la raza humana y los objetos que crea. No se puede pensar a un objeto como algo aislado de la creaci√≥n humana. ¬ŅCu√°nto de su creador hay en ese objeto? Es algo variable. [AM]: Hay una utilizaci√≥n frecuente y l√ļcida de los par√©ntesis a lo largo de todo el libro. M√°s all√° de lo obvio, ¬Ņqu√© te permiten explorar en cuanto a la respiraci√≥n de los poemas? [JG]: El par√©ntesis me da la posibilidad de explorar lo que va en paralelo. Es una manera de introducir una segunda corriente de texto en el texto principal. Estoy tentado a usar la palabra eco, pero no es eco, quiz√°s se puede pensar como una segunda voz. No lo tengo muy en claro. La verdad es que pienso a medias sobre mi propia escritura. Aunque entiendo que lo que escribo puede ser percibido como anal√≠tico no s√© hasta qu√© punto soy anal√≠tico para pensar mi escritura. Me gu√≠o m√°s por la intuici√≥n. Si siento que suena bien y es s√≥lido voy por ah√≠. [AM]: Jon√°s, ¬Ņqu√© tipo de poes√≠a te gusta leer y con la cual te sent√≠s m√°s identificado? [JG]: En estos d√≠as estuve releyendo dos libros: Las eleg√≠as doppler (Zindo y Gafuri), de Ben Lerner y La memoria esparcida (De todos los mares), una antolog√≠a de poes√≠a irlandesa actual. Voy a hacer menci√≥n a estos dos libros porque es lo que m√°s tengo a mano para ejemplificar. En el caso de Ben Lerner disfruto de su lectura porque el alcance de su inteligencia es algo que me sorprende. Creo que est√° describiendo esta era con una lucidez admirable. B√°sicamente creo que tiene una inteligencia superior. Y me interesa entablar alguna clase de intercambio con la inteligencia ajena. En el caso de La memoria esparcida, pese a que se trata de distintos poetas, encuentro algo en la poes√≠a irlandesa que siento como cercano. Ah√≠ hay una combinaci√≥n de energ√≠a primal, lirismo, sutileza y, a la vez, mundo reconocible. En esa veta tambi√©n recomiendo el libro Aprender a dormir (Audisea), de John Burnside. [AM]: Un pasaje del poema 8 dice: ‚ÄúApetitosas vacas sagradas de la literatura,/ todos los/ Borg, Bioy, Arlt,/ todas las/ Piz, Ocamp, Storn,/ cada cual en su propio sost√©n,/ todo dispuesto/ para que las generaciones futuras/ se sirvan de la carne de su carne,/ de la prote√≠na de su literatura.‚ÄĚ ¬ŅTe preocupa el peso de las influencias, el fantasma de la tradici√≥n? [JG]: Tener influencias es algo inevitable. Uno no escribe desde el vac√≠o. Se escribe en un idioma asimilado, en mayor o menor medida, en un pa√≠s que tiene sus propios mitos literarios. Desde ya que Borges fue un genio, as√≠ como lo fue Arlt, cada cual en su registro. Lo que me hace ruido es la idea de que hay que sacralizar a los escritores que forman parte del canon. Alguna vez escuch√© a un periodista cultural formular esta pregunta: ‚Äú¬ŅC√≥mo escribir despu√©s de Borges?‚ÄĚ. Como si Borges hubiera inventado y explotado todas las posibilidades de la escritura. Ese tipo de planteos, que van tan en contra de la vitalidad de la escritura, me secan el esp√≠ritu. [AM]: Por cierto. ¬ŅQu√© busc√°s, cuando le√©s poes√≠a? [JG]: Algo que me sorprenda, que me saque un poco de mi eje, que me lleve a otro lugar. No quiero leer algo que sea el reflejo de un momento demasiado reconocible o vivido. [AM]: Analizando un poco tu trayectoria po√©tica podemos decir que tu poes√≠a es, entre otros aspectos, innovadora en los modos de aplicar el enfoque descriptivo. ¬ŅPens√°s que un poeta ‚Äúevoluciona‚ÄĚ en su poes√≠a? [JG]: Creo que la experiencia te aporta herramientas. S√© que no hubiera podido escribir Una percepci√≥n binaria cuando ten√≠a 30 a√Īos, mucho menos cuando tuve 20. En la acumulaci√≥n del tiempo y la repetici√≥n de la escritura se van derribando barreras. O yo siento que en mi caso fue as√≠ al menos. De la misma manera que en otros oficios y pr√°cticas del arte uno aprende a darle un mejor uso a sus herramientas creo que el tiempo aporta a la escritura, s√≠. Te ense√Īa a administrar la energ√≠a de la palabra. [AM]: Una percepci√≥n binaria del color, obtuvo menci√≥n en el Primer Concurso Nacional de la Editorial Municipal de Rosario. ¬ŅLas distinciones favorecen siempre el prestigio de un poeta?, seg√ļn tu criterio, ¬Ņqui√©n legitima la poes√≠a? [JG]: Bueno, un premio siempre favorece, s√≠. Creo que en la percepci√≥n del otro un escritor tiene m√°s peso si gan√≥ alg√ļn premio. Hay como un halo de validaci√≥n ah√≠. Pero, a la vez, el circuito po√©tico argentino es tan magro que no s√© si existe algo como la legitimaci√≥n. Una vez que te dan el premio o te publican el libro la vida sigue. No es que uno se queda congelado en ese momento de trascendencia. Despu√©s de ese premio (que es un reconocimiento, s√≠, y es m√°s que gratificante) hay que seguir escribiendo. [AM]: Si bien podr√≠a ser una pregunta para la cr√≠tica, ¬Ņcu√°les son las principales ideas que te gusta transmitir en tus versos? [JG]: No lo s√©, creo que son varias. Est√° la cuesti√≥n de lo primitivo continuando en el mundo presente, est√° la cuesti√≥n de lo que implica crear algo, est√° la cuesti√≥n del entorno en el que te toca vivir. No s√© si hay una en particular. En todo caso van cambiando con el proyecto. [AM]:¬ŅDe qu√© modo pens√°s que el vocabulario con que escrib√≠s es afectado (o no) por el contexto sociocultural donde vivde ese dinamismo eresaron indagar leccisis en estos poemas?cialesde la carne de su carne,/ de la proten,/ cada cual en su propio√≠s?, ¬Ņes posible evadirse?; ¬Ņqu√© relaci√≥n ves entre evasi√≥n y creaci√≥n po√©tica? [JG]: Fernando Callero una vez me dijo que yo era, o soy, extraterritorial para escribir. Quiz√°s haya una b√ļsqueda de eso en lo que hago. No estoy interesado en que mi escritura remita a Munro (el barrio en el que crec√≠) o a Coghlan (el barrio en el que vivo ahora). Soy de clase media, crec√≠ en una casa, ahora vivo en capital, en un departamento. Tuve acceso a libros, a cine, a m√ļsica, a museos. Est√° claro que todo eso moldea mi perspectiva de una u otra forma, pero eso no es lo √ļnico que me define. Si lo √ļnico que podemos hacer es plasmar nuestro contexto sociocultural estamos cagados. El acto creativo es algo inmenso, que abarca mucho m√°s que el contexto sociocultural. No s√© si pienso la escritura como una evasi√≥n, en todo caso pienso que tiene la potencialidad de explorar las posibilidades de la vida (con todo lo que eso implica). [AM]: Por √ļltimo, Jon√°s. ¬ŅQu√© significa ser poeta en Argentina? [JG]: Esta pregunta se puede responder de diferentes maneras. Se puede pensar desde lo que implica crear algo en Argentina o se puede pensar en lo que sucede una vez que el libro ya fue publicado y dem√°s. Pese a que en el pa√≠s hay muchas lecturas y libros circulando tengo la sensaci√≥n de que se arman peque√Īas c√©lulas de afinidad. Hay b√ļsquedas est√©ticas similares y los poetas se agrupan (nos agrupamos) en funci√≥n de eso. Y en la circulaci√≥n pasa algo similar, el libro suele tener un circuito de lectura entre la gente m√°s cercana. No s√© si hay lectores de poes√≠a ajenos al circuito de la poes√≠a. Por otro lado, desde lo que implica la creaci√≥n en s√≠, el acto creativo, supongo que debe ser similar a crear en otro pa√≠s. Hay toda una recolecci√≥n de influencias, ideas, fantas√≠as, b√ļsquedas y de ah√≠ surge la escritura. Esto quiz√°s se asocie a lo que preguntabas sobre la creaci√≥n y el contexto sociocultural. La verdad es que nunca viv√≠ en otro pa√≠s como para comparar el estado mental que produce sobre la escritura. Y Argentina es, en un punto, un pa√≠s raro. Tenemos los genes inmigrantes (en mi caso de Europa), el lenguaje, tambi√©n, de Europa y el pasado de la tierra arrasada sobre el que se construy√≥ la naci√≥n. Pero eso no es lo √ļnico. Hoy hay una circulaci√≥n de informaci√≥n, gracias a Internet y las redes, que de alguna manera contribuyen al acto creativo. Lo que siento que a veces falta es el despu√©s: la infraestructura, los lectores, la circulaci√≥n por fuera de nuestras peque√Īas comunidades est√©ticas.
  
Editorial

Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez.
Roca 731, 2do piso, Rosario, Argentina.
(+54) 341 4802031
emr@rosario.gob.ar

 

Librería

Biblioteca Argentina Dr. Juan Álvarez.
Roca 731, Rosario, Argentina.
(+54) 341 480-2031
emr.libreriamunicipal@rosario.gob.ar
Lunes a viernes de 8 a 19 h
Sábados de 9.30 a 13 h

 

Distribución

La Periférica Distribuidora
(+54) 011 2007-4527
contacto@la-periferica.com.ar
www.la-periferica.com.ar
(Tienda online)